Todos los derechos de autor reservados, inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual de Jaén.
©Sonia Jiménez Tirado

El lenguaje de las cosas que se rompen

Hay cosas que se rompen con un crujido sordo,
son profundamente dolorosas
como un zarpazo en las entrañas
a puerta cerrada.
Provocan un dolor hondo
inabarcable como el vacío tras la muerte de un padre.
Y te quedas con la mirada fija en un punto
como un perro abandonado en un arcén cualquiera
en verano,
y esperas,
esperas al invierno con su rescate frío
y su infinita cura gris

Las hay insonoras
que rompen todo cuanto alcanzan
esparciendo metralla por los rincones
en un apocalipsis interior
silencioso,
y observas en primera línea el desastre
como si ese campo de exterminio no fueras tú.
Causan un dolor vasto
áspero como un desengaño.
Y te dueles a ti mismo
hasta acorazar los sentidos.

Hay cosas que se rompen,
inevitablemente,
como un globo sobre la punta de un alfiler
estallando hacia afuera
con un sonido atronador.
Producen un dolor agudo
punzante como la certeza de un último beso.
Y te inmovilizas
esperando que la mirada de un dios con ojos de madre
te otorgue una salvación intemporal
que nunca llega.

Hay cosas que se rompen sin tocarlas,
en orden
como la placenta en el momento de liberar a la cría.
De forma exacta
igual que las olas del mar en su llegada a la orilla.
Son dolorosamente hermosas
y las reconoces de por vida en la lejanía
como una parte desprendida de ti.
Son esas cosas que uno quiere para siempre
y que, sin embargo,
se rompen.


© Sonia Jiménez Tirado 2018


© Imagen Estudios Nazaries






Hay almas

Hay almas como precipicios, dicen,
que andan al rescate de cualquier malentendido,
que se asoman al engaño dulce con la boca llena de pájaros
y bordan en el infinito promesas imposibles
exquisitas, como pan de leche caliente.
Llegan con la salvación prendida del cuello,
distraídas, con el ánimo intacto y la sonrisa impecable.
Embriagan a la intuición con un trago de coñac
y a la sed con un puñado de sal.
Traen abrazos salvadores
y la experiencia de mil vidas en los labios.
Imprescindibles.
Besan fugaces encendidas en fiebre
te arden por dentro...
te abrasan... en una mentira mansa.
Son como océanos en calma
y el caos a la vez.
Son... cazadores furtivos de almas
criados a la intemperie.
Peligrosas como un revólver en las manos de un loco.
Entienden de redes y escamas
y descifran a la perfección el lenguaje de la piel.
Te van labrando la vida
hasta crecer en cada estancia de tu existencia,
se instalan,
brotan por todos sitios, como grama incontrolable.
Dicen poseer el secreto del equilibrio
incomprensibles
como un mapa dibujado en las costillas.
Te atrapan en una ilusión metálica
incierta y afilada...
Te elevan
y te sueltan...
Te sueltan en mitad de un presentimiento ciego.

Sin embargo crees que te salvan,
crees que te salvan.

Hay almas que son precipicios.
y crees que te salvan.

© Sonia Jiménez Tirado


© Juan Martínez Morenilla 





El circo de la vida

Llegaste como un equilibrista sin cuerda a la que agarrarse,
desvelado más de mil noches con una tormenta sobre los hombros.
Traías la selva en los ojos, solitario
como un león de circo al que le han recortado la melena.

Te acogí en mi carpa de circense sin licencia
desarmada y sin coraza
creyendo que traías mi salvación prendida del cuello.
Qué tristeza no haber sido sastre para haberte cosido entonces los rotos.

Brillabas, áureo, en mitad de mi ceguera,
te vi cuando nadie te veía,
pero tú, un comediante de la vida
sabías mucho más que yo del humo y la niebla.

Te abrí mi nunca jamás para que entraras,
al modo en que se abren las ventanas para que entre aire nuevo
y te lanzaste a dentelladas sobre mi carne
como hacen los caimanes presos con el cebo.

Derramé sobre ti mi veneno,
temerario todo boca pedías más
y caímos en la trampa de la levadura y el azúcar.
Valió la pena el grito, la trampa y la guerra.

Nunca nadie nos invitó al ensayo general de la verdad y la mentira.
Aprendimos la certeza en el vuelo de las aves,
y corrimos como galgos en busca de la meta.
Supimos más tarde que la cobra también tiembla cuando le agarran la cabeza.

Nos jugamos la cordura con un trilero,
bebimos vino hasta el fin de nuestros días
tallándonos con besos los cuerpos
y esperamos la luz del fin, al fin.

Fuimos dos impares 
incapaces de sumarse al circo de la vida.





© Sonia Jiménez Tirado


Memorias de una contorsionista

Te dije que te fueras para probarme la suerte y la única bala de la cámara se derramó en mi sien.

Supongo que la voluntad del universo quiso que la furia entre las sábanas no fuera un lenguaje válido y por eso nunca llegamos a entendernos.
Sabías de música lo justo y de vísceras en exceso, tanto que a veces sentí tus dedos palpar la apertura exacta de mis costillas. Fuiste carnicero impredecible. Te recuerdo en este espacio blindado que reservé por si me llovían reproches y mi coraza no estuviera lista. Intenté llamarte justo cuando cerraste la puerta, pero cien pájaros de hierro graznaron en ese momento y mi lengua desapareció de mi boca. Quise aprender morse, pero en tu oscuridad nunca hubo espacio para mis luces.

Mantengo el pulso y el azúcar, los cristales rotos y una tela basta sobre mis hombros que me recuerda que sigo aquí. Conservo el gusto a pólvora de tu boca y el calor de tu infierno en el que hubiera quemado el resto de mis vidas.

Te recuerdo afónico con una esfera metálica entre las manos como si fueras un dios sujetando el mundo a su antojo. Me aprendí tu evangelio de memoria, incluidos tus pretextos y tus túneles sin salida. Esperé hasta que tus aguas me llegaran al cuello y luego abrí la boca. Me convertí en una mercenaria de momentos, robé pieles para cubrirme los tatuajes con tu nombre e hice tachones en un mapa para borrar los lugares a los que fui contigo.
Quise protegerte de las alimañas, sin embargo mis dientes  rozaron tus cueros más de una vez. Fuiste destello, un misterio en el fondo de una fosa llena de escorpiones de valor incalculable. Eché piedras sobre mi tejado a conciencia y apedreé contigo las ventanas de mi casa.

Y ahora me quedo aquí, después de ti, como un insulto, como una aurora cansada, como un mar que ha perdido el compás en el vaivén de sus olas.

©Sonia Jiménez Tirado

©Imagen: Eva Serrano