Todos los derechos de autor reservados, inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual de Jaén.
©Sonia Jiménez Tirado

Preceptos. Parte I

Te pienso abstracto, invisible apenas...

Aprende cuando hieren las balas de fogueo y las despedidas a destiempo en un tiempo que todo lo cura a medias, que permite olvidar... a medias.
Piensa en el destino que esperabas y en este mapa de quebrantos y postales sin remite que guardas en el cajón de la mesilla. No seas la música de un laúd destemplado en las manos de un niño.
Mantente sobrio y amarra bien el grito a la memoria, la voluntad a la querencia, la embriaguez al sueño.
Porta siempre un recuerdo y una imagen intacta de quien eres, hurga en las tripas de tus deseos y deja el pasado al plomo. Sostén con firmeza la brújula de la vida y sigue siempre a tu intuición, aun cuando el camino sea al norte y tu destino al sur.
Desvélate en la justa medida, acaricia a la noche y duerme de día de vez en cuando.
Sube los peldaños de uno en uno, y procura que tus huellas no dejen cicatriz.
Sé fiel a ti mismo e indiferente a los rumores.
No alimentes a las hienas de otros.
Ofrece flores y siembra sin esperar cosecha.
Camina siempre erguido y respeta a tu cuerpo, sana las heridas del alma y no escarbes en las rozaduras que te haga la vida.
Sé breve con quien no te vea y no te ofendas.
Sal al raso en las noches de verano y permite que la lluvia te cale.

Y por último aprende del vuelo de las aves, y sé libre.

© Sonia Jiménez Tirado 2017



No hay comentarios: