Todos los derechos de autor reservados, inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual de Jaén.
©Sonia Jiménez Tirado

Inmune

Me encuentro en el ángulo exacto entre ayer y mañana, sin ninguna señal de hoy. He ido dejado rastro tras de mí hasta disolverme contra el asfalto, desgastándome como la goma de borrar sobre el papel.

Tengo una colmena despierta entre las costillas y un caimán comiéndome por los pies.

Te echo tanto de menos y tan a menudo que entre que pienso 
y recuerdo me cruzo conmigo misma por el camino.

He ido rompiendo todo cuando encontraba a mi paso, incluidos el verano y las promesas, traspasando el límite máximo de apnea que permite seguir con vida...
He construido un templo pagano sobre mis propias ruinas para seguir venerando una imagen intacta de lo que fuimos, cenizas.
Mantengo el sabor alcalino en la boca y el temblor en las manos del día que excavamos un mundo entre los dos, no imaginé que fuera posible desplazar montañas para mantener las distancias.
Nunca creí en las fronteras y aquí estoy, al otro lado, esperando a que el cielo acabe de partirse en dos.
Mientras te observo a lo lejos, inmune, como si este viento que saca las raíces fuera no fuera contigo,      
         como si esta tempestad de arena y sal
no hubiera venido a robarnos las ganas y la memoria.


© Sonia Jiménez Tirado






1 comentario:

Eva Serrano - Nuke dijo...

Precisamente ahora, que "Es tiempo de retorno", https://www.youtube.com/watch?v=ajeLwSfEHDI, uno siempre vuelve al origen donde empezó todo, intentando encontrar agua para este desierto, amiga mía. Me pasa también.

Y vengo a leerte y entro a tu casa viendo que mis musas andan cruzando de puntillas estos caminos sin que yo me entere. Es lo que tiene crear, que uno nunca sabe donde llega lo que una vez imaginamos.

Sin ir más lejos, es posible que tu no sepas tampoco, que "Vertices" pasea a pie Madrid metido de bolso en bolso, o el metro, entre bostezos de la gente que va a trabajar muy temprano y que arrastra todavía el sueño, y es cómplice de tardes de café conmigo mientras le pongo cara a tus letras. Algún día, no sé cuando, se tranformaran como lo hacen las mariposas, se desprenderan del papel y terminarán en alguna pared vestidas de colores.

Mi agradecimiento infiníto, siempre a ti.